0049 15207958283 info@tierraberlinbarnim.com

Barnim ¡El “último máximo glacial” tuvo la culpa de tanta belleza salvaje! Aquí te explico el porqué.

Posted by: tierrabe Posted on: 4 marzo, 2019

Barnim ¡El “último máximo glacial” tuvo la culpa de tanta belleza salvaje! Te explico el porqué.

La voz del Piloto me saca de la lectura que con cada frase que leo me resulta más interesante y valiosa.

20 minutos faltan para que nuestro avión tome tierra en Berlín Schönefeld.   Miro por la ventana y contemplo el manto de nubes que se extiende delante de mis ojos.

Vuelvo con mi lectura sobre el origen de la tierra que voy a visitar; De cómo el hielo ha ido formando durante miles de años un paisaje tan bonito de exuberante naturaleza.

Otra mirada por la ventana y veo como el manto de nubes ha desaparecido casi del todo.

Y ahí esta este paisaje verde con lagos, ríos, praderas y bosques. Salpicado por pequeños pueblos.

Un brillo dorado, reflejo del sol sobre uno de los lagos, atrapa mi mirada.

Me imagino la tranquilidad que debe sentir la gente que se encuentra en este lugar, la paz que se puede respirar en los bosques debajo de mí.

¿Qué sentirá este grupo de amigos que cruza el lago en un pequeño velero? ¡Debe ser maravilloso!

Me ilusiono con lo que me espera. Una tierra con un encanto especial. Pienso en las palabras de grandes escritores alabando este lugar.

“La pequeña Suiza del norte”  “Creada en la era glaciar, salvaje y bella”

Después del  aterrizaje y las imprescindibles esperas de equipaje me dirijo hacia la estación de tren.

La gran metrópoli  Berlín tiene mucho que ofrecer, museos, parques, arquitectura, cultura, historia, ambiente….. pero la dejo para otra visita.

A poco más de una hora de viaje y un trasbordo en Berlín Ostkreuz me bajo del tren en medio de una de las extensiones de bosques de fresno y haya más grandes de Europa, lleno de grandes y pequeños lagos de aguas transparentes.  El tren siguirá  180 kilómetros más  hacia el norte, hasta  Stralsund, una cuidad  pequeña y encantadora a las orillas del Mar Báltico.

Esta cuidad típica también está en mi agenda de visitas obligadas

pero ahora mi destino es la  ¡Tierra de Barnim!

Salvaje, bella y a la vez serena, acogedora.

El Paisaje tal como se ve ahora se creó en la “Era Glaciar  Weichsel”, el “Último Máximo Glacial”, hace aproximadamente 20.000 Años. Enormes glaciares de más de 100 metros de altitud avanzaban del norte hacía el sur.

Arrastraban y empujaban grandes cantidades de arena, piedra y rocas enormes, formando pequeños montes y colinas. Morrenas”, nombre que se da a estas elevaciones  al borde de la frontera del hielo, que llegan a medir  hasta 120 metros  sobre el nivel del mar.

Detrás de estas morrenas, por encima del glaciar, el deshielo creaba enormes lagos que buscaban salida hacia el sur. Se formaban gigantescas cascadas.

Sus aguas cavaban lagos de hasta 40 metros de profundidad y varios kilómetros de longitud.

Enormes torrentes de agua arrastraban paisajes enteros.

Bloques de hielo se desprendían del glaciar y  flotaban como islotes con el agua hacia los valles más al sur y algunos se quedaban por el camino como “Toteis”, hielo muerto, enterrado  entre la tierra arrastrada dando más tarde lugar a hermosos lagos.

Entre la piedra, roca y grava acumulada por el glaciar, el agua del deshielo filtraba arena más fina, producida por el continuo molido de rocas y piedras atrapadas entre el hielo.

La arrastraba delante de las morrenas creando así los Sander. Kilométricas extensiones de subsuelo arenoso.

La más conocida en Barnim es la “Schorfheide”.  Estas zonas cuentan con un paisaje de suaves colinas, formadas por las corrientes de agua o el viento. Estos suelos menos fértiles se cubren en gran parte con bosques de coníferas y una vegetación típica de brezales. Siendo la Haya la que poco a poco va tomando dominio sobre las Coníferas. Pero de los Árboles de Barnim quiero hablar en otra ocasión.

Las enormes cantidades de agua del deshielo llegaban finalmente al “Urstromtal” antiguo valle fluvial. Valles de gran anchura, paralelos a la frontera del hielo. Ríos como  “Oder”“Havel” tienen su origen ahí.

Los vientos que venían del norte, fríos y fuertes, llevaban consigo el “Loess” y lo acumulaban en el Urstromtal y sobre todo en las colinas al sur del valle, viejas morrenas de eras glaciares anteriores al Ultimo Máximo Glacial. Contrario a la arena arrastrada por el agua, el  Loess  es conocido por su fertilidad.

Así que el paisaje cuenta  con una rica variedad de distintos suelos, de gran diversidad de Fauna . Continuamente, sobre todo en las laderas de las morrenas, podemos encontrar

estas rocas grandes que se denominan “Findlinge”. Su traducción sería “los Encontrados”, su definición en castellano es “Bloque errático”. Han sido transportados por el hielo durante cientos de kilómetros, arrancados en su tierra  Noruega o Suecia. Algunos de tal tamaño que se han usado para fabricar columnas para imponentes construcciones  arquitectónicas.

Boscosas llanuras arenosas, fértiles praderas, marjales, colinas, valles. La siempre presente agua. Aquí el Último Máximo Glacial ha dejado huella, justo por aquí es donde pasaba la

frontera del hielo. Algo especial para el que visita este lugar, por su gran valor geológico, por su diversidad y por el hecho de que aún está poco cambiado por la mano del hombre.

El tren va llegando a mi destino. Tengo ganas de pisar ya esta tierra y emborrachar  mis sentidos con su salvaje y bella naturaleza.

Después de la lectura me estoy dando cuenta que empiezo a ver esta tierra con otros ojos. Su naturaleza me asombra aún más. Puedo ver en mi imaginación como se ha formado a través de estas gigantescas cantidades de hielo y agua. Puedo dar un mayor conocimiento a lo que captan mis sentidos.

Practicando el senderismo o recorrer esta naturaleza desbordante en bici es un placer, te hace saborear la belleza de la vida y su salvaje serenidad da lugar al encuentro contigo mismo.

Si quieres saber más de la “Tierra de Barnim” te invito a suscribirte a mi blog

Sería un placer enorme verte ahí  y porque no, algún día poder guiarte para visitar y sentir este lugar, ahora ya con el conocimiento de cómo se ha creado 😉

Salvaje y Bello, me quedo con estas palabras tan acertadas.

Hasta pronto vuestro