0049 15207958283 info@tierraberlinbarnim.com

Un árbol con nombre

Posted by: tierrabe Posted on: 4 febrero, 2019

Un Árbol con Nombre

¡Esta maravilla enamora! no dicho solo por mi si no por todos los que la conocen.

Silke la gorda como la llaman algunos. Se encuentra algo escondida al lado de un precioso camino entre la finca Gut Schönebeck y el pueblo de Eichhorst. Silke es un Árbol, un Árbol realmente hermoso que con su tronco de 6 metros de diámetro es el Haya más majestuosa de Brandemburgo.

Una fábula cuenta que un Guarda Forestal se olvidó del 30 cumpleaños de su mujer Silke y por lo tanto no tenía regalo para ella. Lamentándose de su olvido quiso quitarse la vida ahorcándose en este Árbol cuando le apareció un hombrecito diminuto que le dio el consejo de regalarle a su mujer este bonito Árbol. El guardián, alegre, se fue corriendo a casa,  tomo su esposa de la mano y la llevó al Árbol. Ahí  se encontraban, como puesto por arte de magia, una mesa y sobre ella un banquete con todo lo que podía desear el corazón.

El Guardián festejo con su Silke hasta bien pasado la noche.

Desde entonces este árbol de haya tiene el nombre de ¡Silkebuche! El Haya de Silke.

Quien se pone la primera vez debajo su enorme corona, de la cual las ramas más bajas en su lado sur tocan casi el suelo, tiene la sensación de encontrarse en un domo. Dentro de  la verde catedral nos entra instintivamente un sentimiento de oración y humildad.

Uno se pregunta cuantas cosas habrá visto este Árbol, hasta donde llegan sus raíces y cuantas toneladas de hayucos habrá producido.

El Lugar alrededor de está tan frondosa haya, como en tiempos del guardián de la fábula, es también hoy en día un sitio de descanso y picnic excelente para ciclistas y senderistas. Justo a su lado se encuentra una salvaje pradera, un claro verde y grande entre los Arboles. Un lugar que invita a niños a jugar y a los mayores a descansar. Una Piedra Errante enorme se presta para sentarse y para los que prefieren un descanso más cómodo pueden tomar asiento en unos bancos de madera.

Casi en frente, en la otra parte de la pradera se encuentra la hermana de Silke la gorda, también un árbol muy majestuoso. Quizás tres o cuatro décadas más joven que los estimados 300 años de Silke.

Un paseo hacía ahí para dar un vistazo al bosque del otro lado vale la pena porque el paisaje en este lugar se llena de colinas y valles. Al espectador se presenta una formación típica de morrenas.

Esta zona de bosque cuenta principalmente con árboles de haya y roble rojo. Algunos de los viejísimos y nudosos robles tienen 600 o más años en sus copas.

 

Estos árboles grandes y solitarios se llaman aquí ¡Hutebäume! Se supone derivado de la palabra hüten, traducido guardar o proteger.  Antaño la gente llevaba a sus animales a pastear al bosque. Debajo de grandes hayas y robles encontraban los pastores muy buen pienso para su ganado. Los cerdos, vacas y  ovejas no solo comían los hayucos y bellotas sino también todos los brotes y demás verde alrededor. Así el Hutebaum siempre tenía suficiente luz y espacio para crecer a sus anchas y producir aún más comida para el ganado.

Hoy en día mordisquean ciervos y corzos los arboles jóvenes  y los brotes tiernos. Ya en tiempos del Kaiser era la ¡Schorfheide! un coto que se mantenía artificialmente muy rico en caza. Así se procedía más allá de la época del tercer reich hasta hace poco. El caserón de caza de Erich Honecker, ex jefe de la antigua SED, se encuentra a unos pocos kilómetros de Silke. Se calcula que aún van a pasar décadas hasta que la cantidad de venado se haya normalizado y esto aunque se realizan regularmente batidas de caza.

 

Así que hay probabilidad que en un tranquilo paseo por estos bosques nos encontramos con alguna pequeña manada de corzos o ciervos. Eso si, a la hora adecuada y en absoluto silencio. Detenerse por el camino y dejarse llevar por este ambiente embriagador, escuchar, oler, ver y sentir con el corazón, vivir un instante en esta armonía de la naturaleza es una experiencia única que engancha.

 

Te gustaría ver a Silke la gorda?

Quieres saber más de la “Tierra de Barnim”?

Te invito a suscribirte a mi blog

Sería un placer enorme verte ahí.

 

O contacta directamente conmigo

tierraberlinbarnim@gmail.com

 

Hasta pronto vuestro